Humanizar a los perros es una práctica tan frecuente como nociva. Y aunque se ha hecho grandes avances para comprender el funcionamiento del aprendizaje canino, a menudo se los adiestra ignorando aspectos básicos de su naturaleza.
Por eso, esta semana queremos hablar de los riesgos de la llamada antropomorfización, que implica tratar a los perros desde la expectativa, los principios y las conductas humanas.
Porque en Adiestrar-Perros adiestramos perros. No pretendemos convertirlos en humanos.

La ciudad y los perros

El crecimiento de la población canina en las ciudades tiene muchas complejidades.
Por un lado, más humanos tienen perros y viven con ellos en espacios más pequeños y en ciudades más densas.

No hace mucho, la inmensa mayoría de los perros dormía y pasaba la mayor parte del día fuera de casa: en un jardín, en el campo, o sueltos. Menos personas optaban por la compañía de un perro, fuera por falta de espacio, porque tiene un precio, o porque la percepción de los perros era diferente.
La vida moderna tiene familias con menos personas. Los humanos trabajan, estudian y se ausentan durante la mayor parte del día. El crecimiento de las ciudades y la aceleración de los ritmos de vida han hecho que la gente viva más sola. Y los perros han ayudado a sobrellevarlo, a costa de perder cierta libertad.

Desde la óptica canina, la vida en la ciudad implica una concentración mayor de olores, ruidos y personas. También, menor libertad de movimientos, largos períodos de soledad y un contacto menor y más controlado con el entorno físico y social.
La entrada del perro a la casa ha aumentado la frecuencia y la intensidad en la relación con los humanos. El perro ahora es menos animal porque los humanos tendemos a humanizarlo. Es normal: los perros nos dan cariño y piden relativamente poco a cambio. Son ya muchos siglos de convivencia.
Pero no es sano. Elimina comportamientos instintivos y fundamenta la atención y el afecto en principios estéticos, sociales y morales. Todos ellos, humanos.

 

Los peligros de humanizar a los perros

La experiencia

La mayoría de los perros se mueve en entornos, lugares y estructuras pensadas por humanos. Sin ir muy lejos, tiendas de animales, perreras o criaderos. Y no todas son iguales, ni ofrecen las mismas condiciones para que se desarrollen de forma adecuada. Si a eso se suma la separación temprana de su madre, o situaciones de abandono o malos tratos, es difícil pensar que dos perros son iguales.
Sus experiencias son muchas y muy diversas.

La identidad

Los perros construyen su identidad en base a su entorno físico y social. De ahí que insistamos en la importancia de una buena socialización. La socialización es indispensable para aprender códigos básicos de comportamiento con otros perros y humanos.
Es en esos primeros 4 meses que el perro aprende, con su madre y otros perros de la camada, lo que es el juego, la exploración, y otras cosas que lo definen como perro.

Pero es en la vida con humanos cuando muchos de esos comportamientos son reprimidos, rechazados o incluso castigados, sin comprender que solo necesitan ser encauzados.
Los perros también necesitan aprender a gestionar sus emociones, y para eso, los humanos debemos identificar y satisfacer sus necesidades sin quitarles su naturaleza canina.

No se puede pretender que el perro deje de ser perro. El peligro de humanizar a los perros está en que pueden frustrarse y desarrollar ansiedad o inseguridad. Y en muchos casos, eso se debe a la propia frustración del propietario, que no logra cubrir sus necesidades cognitivas o emocionales.

Si quieres una visión más amplia de los distintos aspectos que intervienen en el bienestar canino, échale un ojo a nuestra Guía para mejorar su calidad de vida.

Trucos para no humanizar a los perros

Elegir un nombre

Tal vez ya es tarde para esto. Pero es que aunque parezca algo sencillo y natural, hay que tener algunas cosas en cuenta antes de elegir el nombre de un perro.

  • Debe ser un nombre corto y fácil de reconocer. Piensa que la pronunciación de su nombre puede tomar tanto tiempo que se distraiga antes de que termines de llamarlo, y que, por tanto, no obedezca.
  • Evitar palabras comunes u órdenes que puedan ser confundidas.

Ninguno de estos consejos es innegociable. Puedes llamar a tu perro Whisky on the Rocks aunque, seguramente, habrá confusiones. La clave está en tener una comunicación clara, y los nombres compuestos no ayudan.

  • Un nombre debería ser unívoco, simple y fácil de reconocer. De lo contrario, el adiestramiento de tu perro se verá plagado de vacíos, de respuestas erróneas y de frustración.
  • Su nombre no debería cambiar nunca. Si es absolutamente necesario, busca una alternativa que suene muy parecida al nombre con el que fue adiestrado.
  • Si todavía no tiene nombre, evita los nombres demasiado comunes. Llamar a “Max” en un parque puede crearte alguna situación inesperada.

 

Higiene y estética

Humanizar a los perros es trasladarles expectativas humanaas. Algunas razas, como los galgos o perros muy pequeños, necesitan abrigos o botas en invierno; prendas con una función más práctica que estética. Pero vemos con frecuencia perros vestidos, o con accesorios que solo satisfacen a su propietario. Muchas veces los incomodan, limitan sus sentidos y afectan a su salud.

Pero además:

  • Bañar demasiado a un perro daña su piel y su pelo.
  • Evita los perfumes. No solo no les gustan, sino que interfieren en su comunicación con otros perros.
  • Cuidado con la peluquería. Algunos peinados también pueden serle incómodos o dificultar su lenguaje corporal.

 

Dejar que el perro sea perro obliga a dejarlo explorar el entorno, humano, de acuerdo a su naturaleza, canina.
Los perros necesitan revolcarse, olfatear pipís, cacas, y el trasero de otros perros. En el mundo humano, son prácticas antihigiénicas y moralizadas. En el canino, son aspectos fundamentales de su comunicación.

En definitiva

Se dice que los perros se parecen a su dueño. Tiene sentido, pues es de quien obtienen más información y refuerzos. Pero la línea que separa el aprendizaje de la proyección es muy fina. Un perro tiene personalidad y motivaciones, a menudo relacionadas con su raza y edad.
Lo mejor es que elijas al perro de acuerdo a tu estilo de vida.

Es normal que busquemos un espacio intermedio entre la satisfacción de las necesidades de los perros y las razones por las que introducimos un perro (o varios) en nuestra vida.

  • Sal con tu perro con frecuencia. Cuanto más, mejor. Su anatomía y su metabolismo son depredadores, y su energía les pide actividad. Corren, saltan y muerden. La cuestión está en saber cuánto y cómo.
  • Los perros son carnívoros, y su alimentación debe ser adaptada. Pueden comer otras cosas, pero en cantidades limitadas. Si quieres más información, mira este artículo sobre la alimentación de los perros.
  • Los perros muerden y mordisquean. Su hocico funciona como nuestras manos, y cuenta con un olfato mucho más potente de lo que podemos imaginar. Un perro que muerde necesita información sobre la fuerza y los objetos que puede o no puede morder.
    Más que castigarle, ofrécele alternativas que lo ayuden a saciar su instinto y gastar energía.

 

 

La mejor manera de evitar que los perros desarrollen problemas psicológicos es exponerlos al medio que corresponde a sus características físicas y mentales. Los espacios abiertos son el mejor lugar para que los perros exploren, aprendan y canalicen toda su energía y sus capacidades. No olvides que antes de entrar en la casa de los humanos, su supervivencia dependía de ello.

¿Piensas que tu perro necesita ayuda?

¡No dudes en contactarnos!

Enviar Mensaje
1
Déjame un mensaje en Whatsapp