Cuando los perros se lamen la nariz es fácil suponer que simplemente está comiendo o ansía ese algo que le llama la atención.
Pero cuando no hay estímulos relacionados con la comida alrededor, la causa puede esconderse en la psicología. A menudo, los perros se lamen la nariz porque hay algo a su alrededor que perciben como una amenaza.

Lamerse la nariz es una forma de comunicación canina, y una señal para rebajar la tensión cuando se siente incómodo. En este artículo, desde Adiestrar Perros, te explicamos los motivos más frecuentes. Porque todo propietario de perro debería reconocer a un perro ansioso o estresado y, sobre todo, saber qué hacer para solucionar este comportamiento.

 

¿Qué significa que un perro se lama la nariz?

 

La adiestradora y etóloga canina noruega Turid Rugaas acuñó la expresión «señales de calma» para referirse al lamido de labios y a otros comportamientos caninos similares.

En su libro “El lenguaje de los perros: las señales de calma” (2005) define el lamido de nariz como una señal de apaciguamiento que los perros muestran cuando se sienten estresados o incómodos. Nosotros preferimos calificarlo como un señal que ayuda al perro a rebajar su tensión, una señal de descarga emocional. Conducta que, por lo general, se debe a algo de su alrededor que perciben como una amenaza. Así, cuando un perro se lame la nariz está transmitiendo el mensaje de que algo lo inquieta.

Los perros se lamen la nariz para rebajar su tensión a una persona o a otro perro que perciben como amenaza, y suelen hacerlo junto a otras señales, como girar la cabeza o hacerse pequeño, para evitar la agresión.

Es su forma de decir que no es una amenaza para la persona que se comporta de forma agresiva con él y rebajar su tensión emocional.

 

A veces, los perros exhiben señales de calma como lamerse la nariz y bostezar cuando están estresados o confundidos. De hecho, muchos propietarios lo notan durante las sesiones de educación, cuando sus perros no entienden lo que se les enseña. Por eso es tan importante darle un buen feedback y enseñar de manera correcta,

Si ves que tu perro se lame la nariz, bosteza, se rasca u olfatea el suelo mientras le están enseñando algo, es momento de interrumpir la sesión de adiestramiento. Los perros tienen dificultades para aprender cosas nuevas cuando están estresados.

Aquí lo aconsejable es, para terminar de forma positiva, pedirle que haga algo que ya sabe. Por ejemplo, sentarse. Prémialo y termina la sesión. Juega con él un rato, para reforzar el vínculo y ayudarlo a relajarse.

Otra causa posible es que haya un problema de salud. Un perro puede lamerse la nariz por náuseas, por enfermedad dental o dolor en la boca. En tal caso, busca otras señales de enfermedad y vigílalo de cerca. Y, en caso de duda, consulta a tu veterinario de confianza.

¿Qué hacer si tu perro se lame la nariz?

Esta señal de calma puede ser el primer intento del perro para gestionar la situación. Sin embargo, no significa que el perro no se vaya a poner a la defensiva si la situación continúa. Si los señales de calma no tienen éxito, un perro a la defensiva puede encontrarse en su zona crítica y recurrir a la agresividad.

perros-lamen-nariz

  • Si ves a un perro lamerse la nariz, aléjate y déjale espacio para que se sienta más cómodo. En todo caso, intenta identificar el origen de la inquietud y, si es posible, elimínalo. Eso puede ahorrarte un susto o un disgusto, y evitará que se dañe la relación con tu perro.
  • Si tu perro se lame la nariz en el veterinario o en otro lugar que lo ponga nervioso, intenta redirigirlo de forma positiva. Intenta tranquilizarlo, ​hablándole de manera suave y acariciándolo. Así no estarás reforzando su miedo o ansiedad. Al contrario, sabrá que estás ahí para ayudarlo, y si lo haces bien, cambiarás su estado de animo
  • Cuando un perro se lame la nariz durante una sesión de adiestramiento, la estrategia es la misma: terminarla rápidamente con una nota positiva (pedirle que haga algo que sepa y terminar la sesión). Divide la siguiente sesión en segmentos más cortos, para que le sea más fácil de incorporar sus aprendizajes. Pregúntate qué está estresando a tu perro, y considera cambiar tu forma de actuar.
  • Si el perro se lame la nariz con frecuencia, aunque no haya una amenaza explícita o comida a su alrededor, deberás investigar más a fondo. Puede haber algo en su entorno que lo inquiete y que debería tratarse con cierta urgencia para evitar problemas de comportamiento como como la ansiedad o el estrés residual.

 

En conclusión

 

Como puedes ver, hay varias razones por las que los perros se lamen la nariz. Y, a veces, no son tan explícitas como las que hemos explicado aquí, sino que están imbricadas con otros factores, únicos en cada perro.

Lo importante es identificar si la conducta corresponde a una señal de frustración, estrés, miedo o ansiedad. Y en ese caso, es importante contactar con un adiestrador canino profesional que comprenda la psicología canina y sepa conducir la educación de tu perro.

Si te apasiona este tema tanto como a nosotros, te interesarán nuestros cursos de adiestramiento canino profesional. Con ellos aprenderás los principios fundamentales del comportamiento canino, apoyados en una base científica e impartidos por profesionales especializados en etología.

Enviar Mensaje
1
Déjame un mensaje en Whatsapp